Velero chileno “Volvo” gana Sudamericano de Snipe en Algarrobo

290

En final de infarto, la embarcación de los bicampeones nacionales Matías y María Jesús Seguel recuperó dos puestos y se quedó con el título regional en la Cofradía Náutica del Pacífico. El segundo puesto lo ocupó Argentina y el tercero, Brasil.

En una remontada espectacular, en la última regata, el velero chileno “Volvo” de Matías y María Jesús Seguel se adjudicó el Campeonato Sudamericano de Snipe, que tuvo lugar en la Cofradía Náutica del Pacífico, con participación de 32 duplas de seis países: Argentina, Brasil, Chile, Ecuador, Guatemala y Uruguay. Después de tres jornadas con escaso viento, la jornada de clausura en Algarrobo contó con cielo despejado y siete nudos de intensidad eólica, que aunque aparecieron tarde en la bahía permitieron la disputa de la cuarta y última regata, que quedó en manos de los hermanos Seguel, quienes superaron por siete puestos a los que venían como punteros de la competencia, los argentinos Luis Soubie y Brenda Quagliotti. De esta forma, los bicampeones chilenos acumularon 12 puntos negativos en la semana, aventajando a los trasandinos, que sumaron 14 unidades. El tercer puesto fue para los brasileños Rafael Gagliotti y Henrique Wisniewski, con -18. Más atrás se ubicaron los también brasileños Juliana Duque y Rafael Martins (-20) y los argentinos  Luciano Pesci y Bárbara Brotons (-24).

“Estamos felices. No fue una semana fácil, porque el viento estuvo bien esquivo, pero logramos dejar el título en casa, además de recibir lo mejor posible a los competidores que nos visitaron”, destacó Matías Seguel. “Es genial celebrar en casa, y que hayamos tenido tres botes chilenos entre los Top Ten”, agregó María Jesús, haciendo referencia al 7º puesto de Antonio Poncell con Carolina Martínez y al 10º lugar de Juan Esteban Sánchez y Juan Valenzuela.

El Snipe es un barco monotipo de regata de 4,72 m de eslora (largo del casco), tripulado por dos personas. Diseñado por William Crosby en 1935, tiene una extensa trayectoria, a través de la cual ha ido evolucionando hacia un barco moderno de regata, del que se pueden encontrar flotas por todo el mundo. Posee una completísima maniobra, muy manejable y eficaz, que permite jugar con el trimado o ajuste de las velas y del mástil.

 

Texto y fotos Silvana González Mesina