Conaf monitorea satelitalmente superficie de espejos de agua de las reservas Lago Peñuelas y El Yali

130

CONAF MONITOREA SATELITALMENTE SUPERFICIE DE ESPEJOS DE AGUA DE LAS RESERVAS LAGO PEÑUELAS Y EL YALI

El trabajo realizado en complementación a la labor en terreno del personal de guardaparques permite tomar decisiones para la conservación de humedales.

Registrar en tiempo casi real la dinámica de los espejos de agua en las reservas nacionales Lago Peñuelas y El Yali, lo que permitió comprobar la reciente recuperación en ambas unidades, es el resultado de la implementación de la plataforma de Monitoreo Satelital de Superficies de Espejos de Agua en el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE), desarrollada por la Corporación Nacional Forestal (CONAF).

Desde el año 2016, la Gerencia de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF inició el desarrollo e implementación de nuevas tecnologías que complementen la labor de conservación del personal de guadarparques en el territorio nacional. Una de las principales preocupaciones, en el contexto del cambio climático, es el monitoreo y resguardo de los diversos humedales y espejos de agua contenidos en las áreas protegidas, lugares de relevancia para la conservación de la biodiversidad.

En este sentido, profesionales de la Sección de Monitoreo e Información del SNASPE diseñaron y programaron un sistema de monitoreo satelital de espejos de agua en algunas lagunas emblemáticas del país, mediante la utilización de índices espectrales derivados de imágenes satelitales Landsat y Sentinel, realizando igualmente la reconstrucción histórica del comportamiento de los espejos de agua desde el año 1985 a la fecha, con una actualización automática de nuevas imágenes cada cinco días en promedio.

Para el gerente de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF, Ítalo Rossi, “este tipo de desarrollo interno permite mejoras sustanciales en procesos e información para la toma de decisiones, especialmente en medidas de conservación, rol fundamental de estas áreas, ya que cumplen una labor central en la mantención de la biodiversidad del país, permitiéndonos además cumplir con compromisos internacionales”.

Tal como lo señaló el gerente, el desarrollo de esta plataforma corresponde a innovación directa de los funcionarios de CONAF, quienes presentaron la iniciativa al Congreso Latinoamericano de Percepción Remota en una publicación científica que ya fue aceptada para su publicación.

Para el autor principal de la publicación y uno de los que trabajó en este desarrollo, Ignacio Díaz-Hormazábal, profesional de la Sección de Monitoreo e Información del SNASPE, ésta “es una herramienta que no solo ayudará a entender el comportamiento histórico de las lagunas y complementar la labor que realizan los guardaparques y administradores de las unidades, sino que también proporcionará información casi en tiempo real, apoyando así la gestión activa de nuestros recursos hídricos en las áreas protegidas, además de poder detectar oportunamente cualquier cambio en ellos”.

Conjuntamente, el jefe de la Sección de Monitoreo e Información del SNASPE, Diego Valencia, indicó que “la plataforma se enmarca en un proyecto piloto más amplio, que busca la integración y correlación de variables de terreno con la información satelital disponible”, precisando que “este avance tecnológico representa una oportunidad única para realizar la integración de información de terreno como censos de aves y medición fisicoquímica de los cuerpos de agua, con la información de sensores remotos satelitales y drones, los cuales permiten tomar decisiones fundadas a la hora de realizar cierres de sectores y manejo activo de nuestros humedales”.

Un ejemplo concreto de lo anterior es la reciente dinámica de recuperación del espejo de agua de la Reserva Nacional Lago Peñuelas. Para este humedal, se cuenta con el registro satelital desde 1985 a la fecha, conteniendo -entre otros antecedentes- los registros históricos de las grandes sequías de 1996 y 2020. Ahora, con la última imagen del 12 de julio queda en evidencia la recuperación del espejo de agua del lago Peñuelas, gracias a las lluvias. La plataforma satelital registra una superficie de agua de 144 hectáreas, muy lejos de uno de los máximos históricos recientes, ya que el 10 julio del 2002 el lago Peñuelas alcanzó más de 1.400 hectáreas de espejo de agua.

En tanto, el monitoreo satelital en la Reserva Nacional El Yali, específicamente en la laguna Matanzas, sitio Ramsar, mostraba niveles mínimos históricos desde noviembre de 2018, configurándose el año 2019 como el año más seco de la laguna en lo que se tiene registro (1985). La última imagen del 12 de julio 2020 evidencia una recuperación paulatina, con 36 hectáreas de espejo de agua, una muy buena noticia para la avifauna del sector, pero aún lejos de su máximo histórico.

Nuevas técnicas y capacitación en la Región de Valparaíso

El director regional de CONAF Valparaíso, Sandro Bruzzone, manifestó que “el monitoreo de la biodiversidad no es nuevo en nuestra región, es una actividad de larga data y que tiene un carácter histórico en la labor de nuestros guardaparques. El levantamiento de información ha pasado por diferentes etapas y técnicas, las que hemos ido mejorando conforme avanza el desarrollo de la tecnología. Así hemos transitado de censos in situ al uso de cámaras trampa, o del mapeo con GPS al uso de tecnología satelital y drones”.

“El aporte de estas nuevas tecnologías es contundente y estratégico, pero nos pone en la necesidad de avanzar en capacitación y especialización, no sólo en la captura de datos, sino también en la toma de decisiones . Por eso hemos desarrollado cursos de monitoreo y planificación, que son impartidos por profesionales expertos de la institución tanto a guardaparques como al personal técnico”, añadió.

En ese contexto, la geógrafo y profesional del Departamento de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF Valparaíso, Paloma Bravo, sostuvo que “es vital trasladar la técnica a los usuarios, en este caso nuestros guardaparques y stakeholders (tomadores de decisiones). Estamos hablando hoy del monitoreo de los espejos de agua, pero también existe un trabajo importante en el monitoreo de la fenología del bosque nativo con imágenes satelitales MODIS, y en el monitoreo de fauna, con importantes hallazgos mediante cámaras trampa”.

“Gracias al trabajo con la academia, y los convenios con universidades, hoy estamos generando una gran cantidad de información desde nuestras áreas silvestres protegidas. Transformar esto en gestión es el gran desafío, y para eso nos estamos preparando”, resaltó



Source