Tras una reunión en la que participaron el Concejal Luis Ordenes, el encargado de las obras del nuevo edificio de EPSA y la OMIL de San Antonio, se acordó que un 80 por ciento de la mano de obra sea local es decir trabajadores de la ciudad puerto.