“Chile es Mar App” entregará conocimiento científico a los chilenos para motivar el consumo responsable de pescados y mariscos.

  • Fue desarrollada por científicos del Centro de Conservación Marina UC, quienes trabajaron en conjunto con pescadores artesanales y destacados chefs nacionales.

Este viernes 14 y sábado 15 de abril se lanzará la versión Beta de la aplicación para teléfonos inteligentes “Chile es Mar App”, cuyos objetivos son fomentar el comercio directo entre el pescador y el consumidor final, e informar del estado de explotación, vedas y tallas mínimas de las especies marinas más consumidas por los chilenos.

“En Semana Santa se produce un aumento en el consumo de pescados y mariscos, por lo que consideramos de vital importancia que los chilenos cuenten con información científica de primera fuente para el consumo responsable de los recursos de nuestro mar”, explicó Maria Dulce Subida, coordinadora científica del Núcleo Milenio Centro de Conservación Marina UC (CCM), institución que lidera el desarrollo de esta aplicación.

El lanzamiento se llevará a cabo en El Quisco y Maitencillo, debido a la alta afluencia de turistas. En ambos balnearios se encontrarán científicos del centro de investigación, quienes enseñarán a utilizar la aplicación al público, pero ésta también estará disponible en iTunes Store y Play Store.

La aplicación

“Chile es Mar App” busca entregar conocimiento científico sobre los recursos marinos más consumidos por los chilenos, crear una red social que fomente el comercio justo y ofrecer recetas de cocina que tengan como ingrediente principal pescados y mariscos del mar nacional, dando relevancia a especies que no estén sobreexplotadas o no sean tan demandadas, con el fin de promover la diversificación del consumo. Para esta instancia, los científicos del CCM trabajan con reconocidos chefs nacionales, como Xabier Zabala, Mauro Pino, Francisco Guzmán y Juan Bustamante, y cuentan con el apoyo de Carlo von Mühlenbrock.

La aplicación está siendo desarrollada por BWG Chile S.A., y cuenta con fondos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA, por sus siglas en inglés).