La iniciativa surgida en 2015, fue postulada a un fondo concursable del Ministerio de Medio Ambiente en la línea Fondo de Protección Ambiental, en donde se adjudicaron 5 millones de pesos, que sirvieron para iniciar un proceso de capacitación para aprender la técnica de reconversión de desechos orgánicos en compost y adquirir el equipamiento necesario para distribuirlo entre vecinos y planteles educacionales de Las Cruces, que se sumaron a este proyecto de preservación y conservación del medio ambiente