De comprobarse que hubo participación de terceros en la muerte de Neruda sería la confirmación de la sospecha que su chofer Manuel Araya ha sostenido siempre, y que pocos creyeron en un principio hasta que el partido comunista presentó la denuncia en el año 2011, en la que tuvo participación el fallecido abogado sanantonino Pedro Piña