Luego de trasladarse a la Calle Antofagasta el templo Belén espera a mediados de julio retomar las funciones de su comedor solidario el cual por más de veinte años ha ayudado a la comunidad con esta loable causa