Los manifestantes protestaban contra una reforma que permitiría reelegir al presidente del país, cuyo cargo es improrrogable según el artículo 229 de la Constitución paraguaya