La furia de la naturaleza ha dejado 10 heridos, entre ellos varios periodistas de la BBC, que han sido evacuados con cortes, hematomas y quemaduras