Un joven de veintinueve años se encuentra confeso del asesinato de un hombre que falleció en el hospital, tras recibir un golpe en la cabeza. El fallecido antes había golpeado al padre del ahora imputado.